Unidad capilar

La pérdida del cabello afecta al 70% de los hombres y al 30% de las mujeres a lo largo de su vida. Conocer las causas de la alopecia es el punto de partida para encontrar el tratamiento adecuado. 

Alopecia Masculina. La alopecia no es una condición exclusiva de la madurez. Un 25% de la población masculina a los 20 años ya ha empezado el proceso progresivo del patrón de alopecia masculina.

Alopecia Femenina. La pérdida del cabello es muy común en mujeres. Más de un 30% de ellas experimentan algún grado de pérdida de cabello durante su vida.

Pérdida del vello facial. Puede incluir cualquier parte de la cara tales como cejas, barba, patillas, etc

Tratamientos.

La depilación láser diodo es la técnica más rápida y cómoda para eliminar el vello y lucir una piel más suave. Es el método más eficiente para reducir y eliminar el vello de forma permanente. Un láser que logra excelentes resultados con menos sesiones y se puede aplicar a todos los tipos de piel en cualquier época del año.

Procedimiento:

Antes del tratamiento: Se realiza una historia clínica previa para asegurarse de que no existe ninguna patología de la piel que impida la realización del tratamiento. El médico realiza una prueba de sensibilidad en la piel del paciente. El objetivo es comprobar el nivel de tolerancia y ver si el paciente experimenta alguna reacción en la piel con el fin de prevenir lesiones y determinar el nivel adecuado de potencia que se va aplicar del láser para lograr que el tratamiento sea efectivo.

Durante el tratamiento: Antes de iniciar el tratamiento, el médico aplica un anestésico tópico para reducir las molestias. El láser Diodo Atenea tiene una salida óptica que distribuye uniformemente la energía aplicándola por toda la superficie a tratar. Se puede realizar a cualquier tipo de pelo y con menos sesiones si los comparamos con otros sistemas de depilación. El calor destruye el tallo y el bulbo del vello e impide que vuelva a crecer.

Después del tratamiento: Para reducir las molestias el médico aplica una crema para hidratar la zona tratada y reducir la irritación. Es habitual que después de cada sesión el paciente experimente una pequeña irritación o inflamación en la zona en la que se ha aplicado el láser. Estos desaparecen en 72 horas.

Número de sesiones y frecuencia.

Los resultados don visibles desde la primera sesión, aunque son necesarias entre 5 y 6 sesiones para eliminar el vello (depende del área a tratar y de las características del paciente).

Las sesiones se realizarán con un intervalo aproximado de uno a tres meses dependiendo de la zona a tratar. Además, a medida que avance el tratamiento se van espaciando en el tiempo.

Una sesión de depilación puede durar entre 15 o 30 minutos en función de la zona que se va a realizar. Áreas más pequeñas como la cara o las axilas precisan menos tiempo y menos sesiones. Las áreas más grandes como las piernas, brazos o la espalda necesitan varias sesiones de 30 minutos. Se recomienda realizar alguna sesión de recordatorio.

Los microinjertos capilares están cada vez más de moda. En los últimos años se ha triplicado su demanda y ya son muchos los políticos, deportistas y artistas que se someten a esta técnica para rejuvenecer su aspecto.

El trasplante de pelo es una técnica cada día más solicitada entre hombres y mujeres que consiste en la implantación del propio cabello del paciente desde una zona sana a otra que no tenga pelo; y se hace a través de dos técnicas: técnica FUSS y técnica FUE.

En todos los casos en los que se realizan microinjertos capilares, la zona donante es la posterior de la cabeza, por ser una zona genéticamente diferente al resto y que resiste a las pérdidas de cabello que se producen.

El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas es una novedosa técnica que permite aislar y utilizar los factores de crecimiento presentes en la sangre del propio paciente para potenciar, acelerar y estimular la regeneración de los tejidos. Su aplicación a nivel capilar estimula la formación de colágeno elastina y ácido hialurónico aumentando además la vascularización a nivel del folículo piloso por lo que está indicada para frenar la caída del cabello y potenciar la regeneración en pacientes con pérdida moderada de pelo.

En qué consiste:

El PRP consiste en la introducción de plasma rico en factores de crecimiento que liberan las plaquetas del propio paciente mediante microinyecciones en el cuero cabelludo de forma prácticamente indolora. De todas formas para evitar las pequeñas molestias se puede aplicar anestesia o frío local.

Para la obtención del plasma rico en factores de crecimiento se realiza una pequeña extracción de sangre del paciente y se separan las fracciones plasmáticas mediante centrifugación controlada durante 9 minutos. A continuación se inyecta el “plasma rico en plaquetas” a nivel capilar para estimular su regeneración. Una vez finalizado el tratamiento se puede volver a retomar la actividad normal inmediatamente.

Resultados:

Inmediatamente después de la infiltración con plasma rico en factores de crecimiento se observa un ligero enrojecimiento de la zona tratada.

Los resultados son progresivos y alcanzan el punto máximo al mes de la sesión. Con cada sesión se evidencian más los resultados.

En las intervenciones de Trasplante de Pelo también nos sirve tanto para mejorar la cicatrización de la zona donante como para estimular la regeneración y vascularización de los tejidos a nivel de la zona receptora, con lo que aumenta la supervivencia de los injertos.

La técnica FUE, o extracción de unidades foliculares, consiste en obtener los folículos pilosos de manera individual, de forma mínimamente invasiva y sin dejar cicatrices. Estas unidades, extraídas de la parte occipital o posterior de la cabeza, se implantan en la zona receptora del paciente. Permite obtener densidades elevadas y sobre todo muy naturales.

Ventajas:

– Sin cicatrices: las micro incisiones de 1mm son imperceptibles a la vista.

– Prácticamente indoloro.

– Postoperatorio y recuperación rápidos al no tratarse de una técnica invasiva.

– Bajo riesgo de complicaciones.

– Posibilidad de múltiples intervenciones.

Procedimiento:

El pelo es una característica individual de cada paciente por lo que el trasplante del cabello debe adaptarse a las necesidades de cada individuo. El objetivo es dar una apariencia lo más natural posible. Una vez realizado al paciente el diagnóstico médico y ser considerado por el cirujano un candidato apto para el trasplante capilar con la técnica FUE, se delimita la zona de donde se extraerá el cabello. La zona donante – nuca y laterales- y la zona receptora se señalan con marcadores para distribuir de forma óptima el injerto capilar y obtener así un resultado satisfactorio.

Con anestesia local, la técnica FUE se realiza mediante un punch (bisturí cilíndrico) menor a 1 mm de diámetro, mediante el cual se obtienen uno a uno los injertos capilares.

Posteriormente, estas unidades foliculares se implantan en la zona receptora del paciente, permitiendo ofrecer densidades elevadas y sobre todo muy naturales.

A quién va dirigido.

El microinjerto capilar está indicado en casos de alopecia androgénica o calvicie común tanto en hombres como mujeres. También es adecuado para otros casos de alopecia, como la cicatricial por quemaduras. En traumatismos o tratamientos de radioterapia también es posible usar este método. Tras el diagnóstico médico, y teniendo en cuenta la clasificación de los tipos de alopecia, se decide si el paciente es el indicado para la técnica FUE. Con esta técnica se obtienen como máximo 1.300 – 1.500 unidades (aproximadamente 3.500 pelos) por sesión.

FUSS, siglas en inglés de Folicular Unit Strip Surgery, es una técnica de microinjertos capilares, que consiste en extraer una tira de 1-1,5cm de cuero cabelludo de la nuca. En esa zona el cabello es más abundante y está preparado genéticamente para que nunca deje de crecer. Las unidades foliculares de esa tira se implantan en la zona receptora y la incisión de la nuca se sutura.

Ventajas:

– Se permiten hacer mega sesiones. Se extrae un gran número de unidades foliculares, por lo que es – efectiva para casos de alopecia avanzada.

– El proceso es más rápido para el trasplante de pelo.

– No hace falta raparse la cabeza para la intervención.

– No se daña la zona donante.

Procedimiento:

El pelo de la nuca y laterales crece permanentemente, por lo que se convierte en la zona donante para el trasplante de pelo. Además, ese cabello, una vez injertado en la zona receptora, sigue conservando sus características, ya que está preparado genéticamente para mantenerse y seguir creciendo, independientemente de la zona en la que se encuentre. 

Con la técnica FUSS se extrae una tira del cuero cabelludo de la región occipital. Esta tira, después se fragmenta en pequeños injertos que contienen de 1 a 4 folículos. La manipulación y el preparado de los injertos en el caso de la extracción de tira, es un proceso muy meticuloso que requiere el manejo de un microscopio estereoscópico.

La inserción de los injertos es realizada utilizando pinzas de precisión y lupas de magnificación. Para mejorar el confort del paciente mientras se somete al microinjerto capilar se suele disponer de música, televisión o películas que entretengan al paciente.

El tiempo que toma realizar la técnica completa está condicionado por el número total de microimplantes que se van a trasplantar.

A quién va dirigido:

Se recomienda la técnica FUSS tanto a hombres y mujeres que presenten una alopecia, calvicie o pérdida de pelo más avanzadas. Tras diagnóstico médico y teniendo en cuenta la clasificación de tipos de alopecia, se decide si el paciente es el indicado para la técnica FUSS. Esta técnica permite hacer sesiones de hasta unos 4.000 injertos aproximadamente (10.000 pelos) y permite el crecimiento del pelo a través de la cicatriz.

La micropigmentación capilar es un tratamiento que tiene como objetivo conseguir un efecto visual diferente en el cuero cabelludo. De esta manera, parecerá que tienes pelo y, en consecuencia, ganarás en autoestima.

Es un proceso muy sencillo que consiste en la introducción de pigmentos. Está especialmente indicado para aquellas personas que no pueden recurrir a la cirugía, ya sea por contraindicaciones o porque los microinjertos no resultan prácticos.

En el tratamiento se emplea anestesia tópica en la zona tratada, de manera que es un proceso totalmente indoloro. Aunque dependerá de la persona, lo normal es que en un máximo de 3-4 sesiones el tratamiento se complete. También hay que decir que, en los últimos años, ha habido una extensión de este tratamiento por dos motivos. En primer lugar, por el aumento de casos de alopecia masculina y femenina. En segundo lugar, porque los estándares de cabello son cada vez más unisex e intercambiables.

Es importante destacar, además, que el proceso es muy corto y, en una jornada, está finalizado. Se utilizan pigmentos que, en un primer momento, darán una sensación óptica de un cabello más oscuro de lo que realmente es. No hay problema porque, con los días, se irá reequilibrando. El efecto es vistoso a la par que discreto, de ahí que sea la opción de miles de personas con alopecia. Tienes que saber, no obstante, que pasará un mes hasta que el cuero cabelludo tenga el color definitivo. Esta técnica se utiliza mucho en aquellas personas de cierta edad o con calvicie prematura en las que los microinjertos no son una solución.

Ventajas de la micropigmentación

  • La micropigmentación capilar es un tratamiento que, por su vocación a medio plazo, te permite flexibilidad. Lo normal es que, después del tratamiento, el efecto se mantenga sin problemas 2 años como mínimo. Esto es ideal porque, en caso de que quieras cambiar de imagen a medio plazo, podrás hacerlo. Aunque no es un tratamiento de por vida, tampoco es algo que vaya a desaparecer a los 6 meses. Esta es una opción que puedes considerar a medio plazo.

  • Por otra parte, también hay que decir que, en personas que tuviesen el pelo corto, el efecto es muy bueno. En muy pocas semanas ganarás en presencia y la gente de tu alrededor no notará la diferencia con no tener cabello. Precisamente es esa idea de naturalidad la que hace que esta técnica tenga tantos adeptos. Tener una imagen reconocible y que no se note que te has hecho algún tipo de arreglo es lo que más se valora.

¿Qué tipo de gente la puede utilizar?

  • La micropigmentación tiene un determinado target, que es el de las personas con una gran pérdida de cabello que no van a recuperar. La alopecia hereditaria es un caso paradigmático, aunque existen muchos más. Lo cierto es que, cada vez más, nos encontramos con personas de edad madura que reclaman este servicio. Aunque pueden utilizar esta técnica mujeres y hombres indistintamente, sí es cierto que nos encontramos con más casos de varones.

  • Por otra parte, la micropigmentación permite adaptarse al color natural del pelo. Has de tener en cuenta que el resultado será similar al de una cabeza rasurada. Por lo tanto, y en el caso de las personas jóvenes, no se notará la diferencia. En veinteañeros o treintañeros, por ejemplo, llevar el pelo rasurado es habitual, de manera que el efecto es ideal.

¿Tiene contraindicaciones?

  • Una de las principales ventajas de la micropigmentación capilar es su ausencia de contraindicaciones. Cualquier persona que no tenga alergias o enfermedades contagiosas puede someterse al tratamiento.  De todas formas, lo habitual es realizar una entrevista previa donde se estudie el caso individualizado. Tendrás que reportar al especialista si tienes alguna dolencia incompatible con esta intervención.

  • En la micropigmentación capilar se introducen pigmentos con instrumental debidamente esterilizado en las zonas donde sea necesario. En el peor de los casos, puede haber alguna costra que se regenerará de forma natural a los pocos días. La micropigmentación capilar, pues, es un tratamiento que puede tomar cualquier persona mayor de edad.

  • Otro elemento a tener en cuenta es la seguridad que ofrece la micropigmentación capilar. El hecho de no estar sujeta a anestesia general minimiza los riesgos, puesto que no hay postoperatorio. El proceso es similar al de un tatuaje, aunque los efectos no son permanentes. Podrás reincorporarte a tus quehaceres diarios sin demasiado problema, lo que es de agradecer.

¿La micropigmentación capilar es cara?

La micropigmentación capilar no es un tratamiento costoso si lo comparas con los microinjertos u otras opciones. Sobre todo, porque no se requiere de más de 3-4 sesiones para tener el trabajo terminado. Además, se calcula que los efectos duran entre dos y tres años, por lo que está al alcance de cualquier persona de clase media. Dependerá del caso, pero un tratamiento completo oscila entre los 1.000 y los 3.000 euros.

Teniendo en cuenta que este tratamiento tiene una función eminentemente conservadora, es una buena alternativa. Aunque las pelucas pueden ser de pelo largo, es más fácil distinguirlas del pelo natural. Además, muchas personas buscan un tratamiento que les permita tener una imagen definida y reconocible. El efecto óptico que se consigue es más natural y es realmente difícil distinguir una cabeza que haya hecho el tratamiento. Por lo tanto, si lo que buscas es recuperar la sensación de tener cabello, esta es una buena opción.

Clínicas de micropigmentación capilar

Eso sí, es imprescindible que la micropigmentación capilar se realice en un lugar que cumpla con todas las condiciones higiénico-sanitarias. Dado que se utiliza anestesia tópica, conviene contar con un equipo de especialistas de salud cualificados. Minimizar los riesgos es fundamental, sobre todo cuando se trata de intervenciones de este tipo, por sencillas que puedan resultar.