Cirugía estética

El objetivo principal es mejorar la forma del cuerpo con el objetivo de mejorar la calidad de vida del individuo a través de un mayor bienestar psicológico.

La mejora del aspecto de la persona provoca un aumento en su autoestima y en la confianza en sí misma.

La Cirugía Estética, junto a la Cirugía Reconstructiva, forman parte integral de la Cirugía Plástica, siendo estas las dos ramas principales de esta especialidad quirúrgica.

Tratamientos - Corporal.

Los embarazos, la pérdida significativa de peso o las dietas, son algunas de las causas que contribuyen a la acumulación de grasa en el abdomen que es muy difícil de eliminar.

La Abdominoplastia o cirugía de abdomen es la solución a la que más pacientes recurren para eliminar el exceso de grasa y piel, acabando con la flacidez y las estrías de la zona. De esta forma, la Abdominoplastia aplana y refuerza el vientre obteniendo resultados espectaculares.

COMO SE REALIZA

Si el excedente cutáneo es discreto, se practica una liposucción y después se elimina, mediante una incisión en la región suprapúbica, el fragmento cutáneo programado.

Si el excedente cutáneo es importante y, sobre todo, si la musculatura abdominal está muy distendida, la incisión debe ser más larga y se practica un retensado de los músculos rectos del abdomen y una recolocación del ombligo.

Dependiendo de cada caso en particular, la Abdominoplastia puede practicarse con anestesia local y sedación o con anestesia general.

De la misma forma, el paciente podrá regresar a casa el mismo día de la intervención o permanecer ingresado una o dos noches en el hospital en función del criterio del cirujano.

POST OPERATORIO

– Primeras 48h tras la Abdominoplastia: el paciente puede sentir molestias y sensación de tirantez.

– Primera semana después de la Abdominoplastia: al tercer o cuarto día se puede realizar una vida prácticamente normal con limitaciones en los esfuerzos físicos. A los 10 días se retiran los puntos.

– Primer mes tras la Abdominoplastia: pasadas las primeras cuatro o seis semanas se puede comenzar a realizar ejercicio físico de forma progresiva. El aspecto rosado de la cicatriz comienza a mejorar y la sensibilidad cutánea se normaliza. La faja se puede retirar a las 6-8 semanas.

La cirugía plástica de aumento de glúteos logra mejorar la forma y el tamaño de la zona, gracias a la implantación de prótesis de silicona.

En algunos casos podrá utilizarse grasa del propio paciente para realizar el aumento. Anatómicamente el glúteo juega un importante papel estético en nuestro físico y en muchas ocasiones, cuando no estamos conformes con la forma que proyectan, podemos sentir la necesidad de mejorar su forma o volumen para lograr un físico acorde con nuestros deseos.

La elección de implantes va a depender de la cantidad de tejido adiposo que tenga. Las prótesis redondas ofrecen una mayor proyección, pero si el tejido adiposo es muy fino, es mejor colocar prótesis ovales de perfil bajo, para que las prótesis no sean perceptibles durante el movimiento. El tamaño de la prótesis se puede escoger en función de la pelvis de la paciente y los deseos de la misma.

COMO SE REALIZA

La intervención de aumento de glúteos tiene una duración aproximada de 90 minutos.

Se realiza una sola incisión vertical entre las nalgas, cuya cicatriz es poco perceptible dada su localización.

Se pueden escoger diferentes tipos de implantes. Existen prótesis redondas y ovales, de alto o bajo perfil y cada una de estas prótesis tienen su indicación. Dada su apariencia natural, son normalmente muy difíciles de detectar tras una intervención.

Los implantes ovales pueden ser muy eficaces para aumentos selectivos si utilizamos la técnica intramuscular, que nos permite mucha variabilidad en la colocación para corregir defectos específicos. En cualquier caso, la técnica elegida siempre estará sujeta a diagnóstico médico.

La Lipoescultura consiste en la aspiración de grasa mediante unas finas cánulas introducidas a través de unas mínimas incisiones, produciendo unas cicatrices prácticamente imperceptibles.

Es una técnica de Liposucción mínimamente invasiva, realizada con anestesia local y de forma ambulatoria. La duración oscila entre 1 y 2 horas y el paciente puede regresar a casa el mismo día de la intervención.

Con esta técnica conseguimos no solo eliminar volumen sino también mejorar la forma de nuestro cuerpo.

QUIEN PUEDE REALIZÁRSELO

El candidato ideal es aquella persona que posee un peso relativamente normal, pero que tiene cúmulos de grasa en áreas localizadas. Lo más importante para obtener un contorno final óptimo es poseer una piel firme y elástica.

POST OPERATORIO

– Primeras 48h: Una vez finalizada la intervención se coloca una prenda compresiva en la región tratada.

– Primera semana: Después de la Liposucción a partir del segundo o tercer día se puede realizar una vida prácticamente normal y se comienzan las sesiones de drenaje, incluyendo los ultrasonidos.

– Primer mes:  Después de cuatro semanas se retira la prenda compresiva y se puede comenzar a realizar ejercicio físico de forma progresiva. La sensibilidad cutánea se normaliza.

Esta cirugía siempre va a entenderse asociada a una liposucción, ya que consiste en inyectar la grasa previamente extraída tras la liposucción, en zonas del cuerpo a las que deseemos aportar un volumen extra o corregir depresiones de intervenciones anteriores.

El lipofilling es una técnica moderna que pretende rellenar la ausencia de grasa en determinadas partes de nuestro cuerpo (por ejemplo en surcos, arrugas, aumento de mamas, de glúteos, etc).

La idea es tomar células adiposas de las zonas donde éstas abundan, como, por ejemplo, en la rodilla o alrededor del ombligo. Se elijen las células más jóvenes, porque así tardarán más tiempo en envejecer, y luego se usan para para rellenar arrugas o generar cualquier tipo de volumen deseado (como por ejemplo para un aumento de glúteos).

La técnica del lipofilling permite conseguir unos resultados muy naturales ya que las células adiposas que se encuentran en el tejido cuentan con una característica muy especial: estas células son capaces de auto-regenerarse.

El tejido graso tiene “instinto de supervivencia”, los adipocitos crecen y, cuando tienen una medida determinada, propician la creación de otras células que contienen exactamente las mismas características que las primeras.

Además, tienen la capacidad de adaptarse a la nueva parte del organismo donde se implanten. Es decir, nuestro cuerpo “tiene memoria” y nuestras propias células grasas se regenerarán en cualquier zona del cuerpo donde se inyecten en el lipofilling, independientemente de su origen.

QUÉ ES:

El aumento de pecho es actualmente la cirugía más demandada en nuestro país.

La paciente indicada para realizarse un aumento de pecho es aquella que, tras el embarazo, la lactancia o una gran pérdida de peso, haya perdido volumen en las mamas y desee recuperar el tamaño y la forma. Además, aquellas pacientes que deseen más volumen en el pecho.

La obtención de unos senos naturales, bonitos y firmes es el objetivo de este procedimiento que debe individualizarse en función de cada mujer. Entendemos la importancia de la decisión de someterse a un aumento de pecho en la vida de una mujer, y por ello nuestro equipo está formado por un equipo de atención al paciente y cirujanos plásticos que informan y asesoran a cada paciente de forma individualizada.

La forma y el tamaño de las mamas previos a la intervención de aumento de pecho, así como los deseos de la paciente, son fundamentales a la hora de decidir el tipo de cirugía y de implante más adecuados para cada una.

El aumento de pecho está indicado para cualquier mujer sana y mayor de edad que desee un aumento para mejorar su silueta, y con ello la seguridad en sí misma.

PROCEDIMIENTO:

Primer paso: Consulta con el cirujano.

Antes de realizarse un aumento de pecho es necesaria una reunión con el cirujano plástico para ver qué tipo de cirugía es mejor para la paciente. En todo momento su cirujano le explicará el proceso y le resolverá todas sus dudas.

Segundo paso: La incisión.

Una vez que la paciente está anestesiada, llega la hora de la incisión. El cirujano plástico hará la incisión en la zona que considere que mejor resultado dará y donde menos se notará la cicatriz. Con anterioridad, el cirujano ya habrá explicado a la paciente qué tipo de abordaje se utilizará: periareolar, surco submamario o axilar. Esta decisión se toma teniendo en cuenta las preferencias de la paciente y de sus características anatómicas.

Tercer paso: El implante.

Una vez ya esté hecha la incisión, es la hora de elegir el implante. Aunque anteriormente, el cirujano plástico ya habrá explicado a la paciente qué tamaño y tipo de prótesis va a utilizar, hasta que no se llega a este punto, no se puede saber con exactitud cuál es la prótesis más adecuada para cada caso. La elasticidad de la piel, el espacio existente y las características anatómicas de la paciente juegan un papel esencial a la hora de saber cuál es la prótesis más adecuada. La amplia experiencia de nuestros cirujanos consigue que enseguida sepan cuál es la más adecuada. Asimismo, siempre se llevan a quirófano un tamaño superior y otro inferior al establecido en consulta.

Todos nuestros implantes son de gel cohesivo, unas prótesis que consiguen una gran naturalidad al tacto y dan muy buenos resultados.

Cuarto paso: Recuperación.

El cirujano cierra las incisiones y coloca un vendaje compresivo sobre los pechos. Cuando esté todo listo, se empezará a despertar la paciente, que permanecerá unas horas en el hospital hasta recibir el alta.

Dicho vendaje se retira a las 24/48 horas y se coloca un sujetador post quirúrgico que se deberá llevar durante el primer mes.

POSIBLES COMPLICACIONES:

La más importante es la contractura capsular, aunque el porcentaje está disminuyendo gracias a las nuevas técnicas quirúrgicas y la alta calidad de las prótesis que estamos utilizando en la actualidad.

Otro de los riesgos es la rotura del implante. Es por ello que, en Clínicas Maika´i contamos con implantes garantizados de por vida en caso de rotura y encapsulamiento. Por otro lado, todas las cirugías cuentan con una garantía de un año.

La mastopexia o elevación de pecho es la cirugía que se utiliza para elevar y remodelar aquellos pechos que por diversas causas han sufrido un descolgamiento. El objetivo de esta intervención es devolver un aspecto terso y juvenil. La caída del seno puede ser de origen congénito o bien adquirido, cambios bruscos de peso de forma repetida, el embarazo y la lactancia o simplemente por el proceso de envejecimiento, en el que los ligamentos y la piel del pecho se distienden.

¿Cómo se realiza?

Se realiza a través de una incisión que se diseña para que apenas se aprecie a simple vista. La duración de la intervención oscila entre 2 y 3 horas. Aunque generalmente la mujer queda ingresada una noche en el hospital.

Cómo son los planos de colocación de la elevación de pecho?

En la actualidad, los planos de colocación de la prótesis son una evolución del típico por detrás del músculo (submuscular) o por delante (subglandular), reservando estos planos de forma pura en muy pocos casos.

Por lo que solemos optar por un plano de subfascial (debajo de la glándula mamaria y de la fascia o telilla superficial muscular) o dual (retromuscular en el polo superior de la mama, pero no en el inferior), con el objetivo de mantener la naturalidad pese al paso del tiempo.

La decisión del plano de colocación protésico, la toma el cirujano/a según las necesidades de la paciente y en previsión de la evolución futura de pecho, teniendo en cuenta las características de los tejidos de la paciente y sus circunstancias individuales (si realiza actividades deportivas, si presenta cambios de peso frecuentes, etc.).

Así pues, en una primera visita será el facultativo/a quién asesore personalmente a la paciente teniendo muy en cuenta sus deseos y sus características individuales.

Aunque, es importante decir, que no hay un plano de colocación protésico mejor que otro, sino que hay un plano más adecuado que otro dependiendo de las características de la paciente y del resultado que queramos conseguir. 

SOLICITA INFORMACIÓN.

¿Cómo son los implantes para la elevación de pecho?

Los implantes que se utilizan en la Unión Europea, son de gel de silicona con alta cohesividad.

Respecto a la forma del implante, la mayoría de prótesis colocadas en nuestro país, son redondas con diferentes grados de altura o proyección dependiendo del resultado que queramos obtener.

Aunque, es conveniente dejarse asesorar por el profesional, ya que, por otro lado, en pacientes con mucha elasticidad cutánea y un cierto grado de ptosis o caída del pecho, la probabilidad de giro o desplazamiento de las prótesis anatómicas pueden provocar el efecto totalmente contrario, con un pecho deforme y artificial, que suele obligar a una reintervención.

Por lo que, en estos casos, aconsejamos prótesis redondas, que bien escogidas e implantadas también pueden conseguir mucha naturalidad y además rellenan algo más el polo superior dando un efecto más juvenil.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

La recuperación suele ser rápida, incorporándose el paciente a una vida normal sedentaria a la semana de la intervención, no aconsejándose realizar actividades deportivas ni realizar vuelos de larga duración durante el primer mes.

¿Cuál es el mejor momento de realizar la operación?

Esta intervención se puede realizar durante todo el año, aunque en época estival es importante evitar la exposición solar, incluyendo el escote, sobre todo durante la fase inflamatoria de las cicatrices, donde están más rojizas, siendo más susceptibles a dicha exposición solar, ya que de lo contrario podría provocar pigmentación cutánea y de las cicatrices de forma permanente.

¿Cuándo se ven los resultados de una elevación de mamas?

El cambio es visible desde el primer día, pero irá evolucionado durante los primeros meses, por lo que la valoración del resultado es a partir del sexto mes, aunque controlamos al paciente durante el primer año para una mayor atención y calidad.

Los resultados son duraderos, si bien van evolucionando desde la posición inicial postquirúrgica a una más natural, estabilizándose alrededor del sexto mes pos intervención, siendo recomendable realizar un cuidado mantenido de la mama y de las cicatrices, con hidratación, productos cicatrizantes y uso de sujetadores adecuados.

Esta cirugía consiste en quitar las prótesis antiguas y colocar nuevas en aquellas pacientes que previamente han sido operadas de cirugía de aumento mamario. El objetivo es extraer las prótesis antiguas para reemplazarlas por nuevos implantes mamarios.

El cambio de prótesis mamarias puede ser necesario por diferentes motivos:

Cambios estéticos:  El deseo de un cambio de forma o tamaño de los senos.

Contractura capsular: Es la complicación que se produce ocasionalmente tras la cirugía de implantes de mamas. Es una reacción de cicatrización ante el implante, que hace que la mama se vuelva dura y en muchos casos dolorosa al tacto.

COMO SE REALIZA.

Dependiendo de cuál sea el motivo del cambio de prótesis de pecho, para esta cirugía, se puede usar el mismo bolsillo por lo que el proceso es de corta duración, casi no existe dolor postoperatorio y la recuperación es rápida en cuanto a inflamación y dolor postoperatorio.

Cuando el cambio de prótesis mamarias se debe por un cambio de tamaño o forma, puede necesitarse ampliar o modificar el bolsillo.

En caso de contractura capsular, si el bolsillo se encontraba por delante del músculo, es conveniente hacer un bolsillo nuevo por detrás del mismo para asegurar la menor probabilidad de repetir la contractura capsular. En este caso, extraer la cápsula para hacer el cambio de prótesis mamarias demanda más tiempo quirúrgico.

La reducción de pecho o mamoplastia de reducción es una cirugía que tiene el objetivo de reducir el tamaño de los senos.

La reducción y la remodelación del pecho se consiguen mediante la extirpación de piel, tejido mamario y tejido graso. Con esta técnica se consigue un pecho firme, ligero, bien proyectado y armonioso.

COMO SE REALIZA.

Se realiza extirpando el exceso de piel, grasa y tejido mamario a través de una incisión que, aunque será visible, se diseña para que apenas se aprecie a simple vista.

La duración de la cirugía oscilará entre 2 y 4 horas y, generalmente, la mujer queda ingresada una o dos noches en el hospital.

QUIEN SE PUEDE REALIZAR ESTA INTERVENCION.

La reducción de pecho se recomienda a mujeres mayores de edad que presentan unos pechos excesivamente desarrollados y desean realizarse una reducción de sus mamas, ya sea por motivos físicos o estéticos.

Generalmente, estas mujeres pueden experimentar una serie de molestias que los llevan a recurrir a este tipo de intervención y les ayudan a mejorar su día a día.

Molestias físicas como dolor del cuello, espalda y hombros, secuelas neurológicas secundarias (atrapamiento del nervio cubital), secuelas objetivables a nivel de columna.

Molestias psicológicas, vergüenza, timidez, sentimiento de falta de atractivo físico y renuncia al ejercicio físico.

La reducción de pecho ofrece un resultado excelente en estos casos ya que, además de reducir el volumen, mejora la firmeza y la forma de las mamas.

Beneficios para la salud

Desde hace algunos años la cirugía estética ha estado tomando el control de la apariencia de las personas. Ya que, mediante ella se lograr corregir defectos que se creían irreparables. Además, representa un atajo a la hora de mejorar la apariencia física sin ejercicio. Sin embargo, este tipo de cirugías tienen un lado oscuro no muy contado. 

Una de las principales ventajas de la cirugía estética, puede darse en casos bastante graves. Por ejemplo, algunas personas que sufren accidentes de auto o de otra índole. O incluso, personas que llegan a sufrir quemaduras. Las cuales, gracias a la cirugía estética pueden llegar a retomar el rostro o las partes del cuerpo afectadas. Con esto, se puede reducir el trauma de la persona y acelerar su reinserción social.

Tratamientos - Facial.

Debido al envejecimiento, por factores genéticos o hereditarios, o por la retención de líquidos, el área periocular presenta cambios nada favorecedores y que pueden afectar a la vista del paciente.

La Blefaroplastia, o cirugía de los párpados, es una intervención quirúrgica que consiste en eliminar el exceso de piel y grasa de los párpados superiores e inferiores.

La Blefaroplastia completa es una técnica sencilla y de rápida recuperación que no precisa ingreso hospitalario, ya que generalmente se realiza con anestesia local y sedación. El diseño de las incisiones es particularmente importante porque define la cantidad y forma de la piel que va a ser eliminada. En el párpado superior, la incisión transcurre en un repliegue natural; en el párpado inferior, a uno o dos milímetros del borde palpebral. En ambos casos, las cicatrices resultarán apenas visibles en uno o dos meses.

La duración de una Blefaroplastia completa es de aproximadamente dos horas.

La Bola de Bichat, llamada también Bolsa de Grasa Bucal (BGB), es una estructura anatómica muy definida que tiene una gran relevancia en el contorno de las mejillas, así como en la región media e inferior de la cara. El retiro apropiado en rostros redondeados u ovalados produce cambios sorprendentes en la simetría facial, reduciendo la plenitud de las mejillas y dando una mayor luminosidad a las eminencias malares.

¿Cuáles son las ventajas de la bolas de bichat?

La extracción de las Bolas de Bichat es una sencilla intervención que se realiza con anestesia local, que consiste en la eliminación de unas bolas de grasa que se encuentran en las mejillas.

¿A quién va destinado?

Esta intervención está indicada para personas de cara muy redondeada que deseen acentuar los pómulos y conseguir afinar el rostro.

La Otoplastia es una intervención quirúrgica cuyo objetivo es conseguir mejorar la forma, posición o proyección del pabellón auricular. Las alteraciones más típicas de las orejas son:

– Hellix valgus (oreja de soplillo).

– Malformaciones congénitas, ej.: orejas contraídas, microtias (orejas pequeñas).

– Malformaciones adquiridas, ej.: quemaduras, traumatismos, cirugía.

La incisión suele hacerse por la parte posterior de la oreja, siendo apenas perceptible la cicatriz, por su tamaño y ubicación. Los resultados son permanentes y muy naturales.

PROCEDIMIENTO:

La Otoplastia o operación de orejas se realiza bajo anestesia local y de forma ambulatoria, en una intervención de aproximadamente 1 hora. Existen diferentes técnicas de Otoplastia y su indicación varía según el tipo de deformidad. Por lo general, mediante una incisión en la parte posterior de la oreja, la cirugía remodela el cartílago auricular, plegándolo en los puntos adecuados y modificando el tamaño de la oreja si fuese necesario, proporcionando resultados muy naturales. En algunas malformaciones, es necesario tomar injertos de cartílago de la oreja sana o de las costillas. Al realizarse la sutura en la parte posterior de la oreja, la cicatriz es apenas perceptible.

La Rinoplastia es un tratamiento con el que se modifica el tamaño y la forma de la nariz, además de cambiar la punta o el dorso. Con la cirugía de nariz, se corrigen los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios, ofreciendo unos resultados naturales.

Con el objetivo de obtener un resultado natural, el cirujano valora y mide el tamaño y la forma de la nariz del paciente, además de estudiar sus rasgos faciales.

Todas nuestras consultas médicas son gratuitas para que podamos resolver todas las dudas sobre la operación de nariz que le surjan al paciente.

La Rinoplastia o operación de nariz se realiza en quirófano bajo anestesia general, y tiene una duración aproximada de 1 a 2 horas, según la técnica o corrección que se realice.

En casos complejos puede llevar más tiempo. Normalmente, el paciente queda ingresado una noche para comprobar su evolución, y es dado de alta al día siguiente.

El cirujano plástico puede realizar una Rinoplastia abierta o cerrada, según considere en cada caso:

Rinoplastia abierta: a través de una pequeña incisión en la columela – base de la nariz que separa las fosas nasales- se levanta la piel permitiendo al cirujano acceder al hueso y cartílago con mejor visión. Con esta vía de abordaje, la cicatriz es casi imperceptible.

Rinoplastia cerrada: mediante unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales, se moldea la estructura ósea y el cartílago de la nariz, que es esculpido con la forma deseada.

Cuando se completa la cirugía, se le coloca al paciente una escayola de yeso u otro material, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal.